Las estructuras de la Iglesia diocesana: principios que deben estar presentes en las estructuras

Las estructuras de la Iglesia diocesanaLas estructuras de la Iglesia diocesana: principios que deben estar presentes en las estructuras de la Iglesia

Principio de catolicidad

Todos los cristianos, presentes en las Iglesias particulares, no han de perder de vista la universalidad del pueblo de Dios al que pertenecen y al que están llamados a formar parte todos los hombres. Juntamente con el Sumo Pontífice y bajo su autoridad se ha de mirar por el bien común de toda la Iglesia. De aquí se derivan, entre las diversas Iglesias, unos vínculos de íntima comunicación de bienes en lo que respecta a riquezas espirituales, operarios apostólicos y ayudas temporales (cf. LG 13).


Principio del bien común

El bien común de la Diócesis prevalece sobre el bien particular, tanto de las comunidades que la integran, como de las personas que la encarnan. Para determinar este bien común, bajo la guía del Obispo ha de conocerse la situación de la diócesis, recurriendo al consejo de los fieles en sus distintos estados y situaciones y valiéndose de los procedimientos técnicos actuales.


Principio de unidad

Bajo el cuidado del Obispo, principio y fundamento visible de la unidad de la Iglesia, se ha de velar por la unidad de la comunidad cristiana. Esta unidad admite legítimas diversidades, que al Obispo corresponde discernir.


Principio de corresponsabilidad

Todos los cristianos, tanto singularmente como asociados entre ellos, tienen el derecho y el deber de colaborar en la misión de la Iglesia, según la propia vocación y los dones del Espíritu Santo. Se ha de reconocer y preservar la sana multiplicidad de iniciativas, y la justa libertad de los individuos y de los grupos, animándolos a que asuman conscientemente las tareas de colaboración eclesial que hayan aceptado de sus pastores.


Principio de subsidiariedad

Los responsables no han de concentrar en su persona todo el quehacer. Deben saber compartir las responsabilidades con otros colaboradores y ser respetuosos de las legítimas competencias de cada uno.


Principio de coordinación

Mientras, por una parte, se ha de estimular, animar y acrecentar las fuerzas que operan en la diócesis, estas deben ser coordinadas entre sí bajo la legítima autoridad; así se evitan dispersiones dañinas, repeticiones inútiles y discordias destructivas.


Principio de idoneidad

La elección de los colaboradores, debe estar animada por criterios sobrenaturales. Prioritariamente se ha de mirar el bien del pueblo, respetando la dignidad de las personas y utilizando su capacidad en el modo más justo y útil posible, asignando la persona idónea para el puesto adecuado.


*  *  *

Anterior    <<    Índice general    >>    Siguiente


*  *  *

Obra original:  extracto del Libro del Sínodo, tema 11

Fuente original: Diócesis de san Cristóbal de la Laguna, Tenerife (España)


 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: La oveja perdida

Mateo 18, 12-14. Martes de la Segunda Semana del Tiempo de Adviento. Salir a anunciar el Evangelio es una gran responsabilidad como cristianos. Debemos ped...

Novedad

 

«Amigos de Jesús», para conocer, amar y seguir siempre a Jesús en familia; APP online gratis

Amigos de Jesús es un programa de catequesis para la preparación del camino de fe que los niños deben recorrer para recibir la Primera Comunión....

Cuadernos, recursos y guía

Amigos de Jesús

Cuentos de Casals

 

Cuentos «Serafín»: La Creación del Mundo

Al principio no existía nada, sólo Dios. Y como Dios es todopoderoso, creó el Cielo y la Tierra. ...

Recomendamos

 

«Aprendo a ser testigo del Señor»: Itinerario de vida cristiana hacia la Confirmación

Aprendo a ser testigo del Señor son tres cuadernos para los encuentros de catequesis con el Catecismo Testigos del Señor, cuyos autores son Pedro de la Herrá...