Las estructuras de la Iglesia diocesana: niveles estructurales

Las estructuras de la Iglesia diocesanaLas estructuras de la Iglesia diocesana: niveles estructurales

La Diócesis

El mejor punto de vista para analizar las diversas estructuras de la Iglesia, es la Diócesis o Iglesia Particular. En la Iglesia particular se hace concreta y tangible la Iglesia de Cristo. Normalmente, es el único cauce que tiene el cristiano para encontrarse con Cristo y trabajar por Él. La Diócesis es la actualización y revelación a nivel local de la Iglesia de Cristo con toda la riqueza misteriosa de las estructuras con que Él la dotó.

El decreto ChD 11 ofrece la definición de la diócesis y presenta los elementos que la constituyen, que no son otra cosa que la concretización de aquellos con que Cristo constituyó a su Santa Iglesia: a) Es una porción del pueblo de Dios; b) confiada al Obispo para ser apacentada con la colaboración de sus presbíteros; c) reunida en la comunión del Espíritu Santo; d) congregada por el Evangelio; e) en torno a la Eucaristía.

La Iglesia de Cristo, siendo una y única en todas partes, sin embargo, se encarna de hecho en las Iglesias particulares, constituidas por una determinada porción de la humanidad concreta, que habla una lengua, es tributaria de una herencia cultural, de una visión del mundo, de un pasado histórico, de un substrato humano determinado (EN 62). Todas estas circunstancias dan a los elementos comunes de la Iglesia una fisonomía peculiar que contribuye a expresar la rica variedad de la catolicidad de la Iglesia. De este modo, Cristo, el Señor, expresa y prolonga en el tiempo su encarnación. La fidelidad a Cristo lleva al cristiano a aceptar la forma concreta en que él sale al encuentro del hombre en la Diócesis.


El Pueblo de Dios

La primera afirmación que se hace de la Diócesis es su condición de Pueblo de Dios. Este pueblo tiene como base la igual dignidad de todos sus miembros como consecuencia del único bautismo (cf. 1Pe 2,9-10). El concepto de pueblo no hace referencia vaga a la colectividad en general, sino que fija su atención en las personas que lo forman. El pueblo se constituye en virtud de la respuesta de fe que da el hombre a la llamada del Señor. Esto lleva consigo la necesidad de despertar la conciencia eclesial y facilitar la corresponsabilidad de cada cristiano.

La comunidad diocesana, porción del Pueblo de Dios, se encuentra unificada y diversificada básicamente en tres estados de vida que expresan las multiformes riquezas de los carismas del Espíritu Santo: El ministerio ordenado, el estado laical y la vida consagrada.


El Obispo diocesano

El Obispo es el principio y fundamento visible de la unidad diocesana (LG 23). Al obispo se le encomienda la función de mantener en la Iglesia diocesana los elementos por los que ella es diócesis (ChD 11), de tal modo que, en expresión de San Cipriano, «una Iglesia es un todo unido al obispo».

La misión episcopal se perfila en los documentos conciliares con dos líneas de orientación definidas:

1) COMO PASTOR DE LA IGLESIA LOCAL, le corresponde la edificación de la comunidad diocesana mediante su ministerio pastoral con la colaboración de su presbiterio, y en ella aparece como su centro y artífice, con los oficios de: maestro (LG 25; EN 68); santificador (ChD 15); sacerdote (SC 15); legislador (SC 27); director y coordinador del apostolado (ChD 23); moderador y promotor de la vida litúrgica (ChD 15), y de todas las actividades pastorales (ChD 17); alentador de la caridad (LG 27).

A los fieles se les pide: unión con el Obispo (LG 27); obediencia cristiana (SC 21); participación litúrgica con él (LG 41); aceptación de su magisterio (LG 25); oración por él (LG 37); cooperación en el apostolado y asesoramiento personal e institucionalizado.

2) COMO MIEMBRO DEL COLEGIO EPISCOPAL, le corresponde al Obispo en comunión con todos los obispos, bajo la autoridad del Romano Pontífice, la solicitud por todas las iglesias del mundo. Mediante el obispo diocesano, la iglesia particular que él preside, vive su comunión con las otras Iglesias particulares y con la Iglesia Universal, así como con el Romano Pontífice, «que ostenta también la primacía de potestad ordinaria sobre todas las iglesias particulares» (canon 333), acogiendo sus enseñanzas y velando por la disciplina de la Iglesia Universal, a través de los cauces establecidos: visitas «ad limina», concilios, sínodos, conferencias episcopales, conferencias regionales... y otras relaciones ocasionales a nivel personal o corporativo.


Los Presbíteros

Junto al obispo se encuentran los presbíteros «diligentes cooperadores del orden episcopal y ayuda e instrumento suyo» (LG 28), que bajo la guía del Obispo, constituyen el Presbiterio Diocesano. Bajo la autoridad del Obispo, santifican y rigen la porción de la grey del Señor a ellos encomendada. El obispo ha de tratarlos como hermanos y amigos y consultarles personalmente, o de forma institucionalizada, sobre temas pastorales.


Los Diáconos

A continuación de los presbíteros, se encuentran los diáconos que, «confortados con la gracia sacramental, en comunión con el Obispo y su presbiterio, sirven al Pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la palabra y de la caridad» (LG 29).


Seminario diocesano

El seminario es una comunidad cristiana educativa, erigida por el Obispo, que proporciona a los que manifiestan tener vocación sacerdotal, el discernimiento y la formación necesaria según las normas de la Iglesia y las directrices del obispo diocesano en orden a formar los futuros pastores del Pueblo de Dios en esta Iglesia Diocesana.


*  *  *

Anterior    <<    Índice general    >>    Siguiente


*  *  *

Obra original:  extracto del Libro del Sínodo, tema 11

Fuente original: Diócesis de san Cristóbal de la Laguna, Tenerife (España)


 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: La oveja perdida

Mateo 18, 12-14. Martes de la Segunda Semana del Tiempo de Adviento. Salir a anunciar el Evangelio es una gran responsabilidad como cristianos. Debemos ped...

Novedad

 

«Amigos de Jesús», para conocer, amar y seguir siempre a Jesús en familia; APP online gratis

Amigos de Jesús es un programa de catequesis para la preparación del camino de fe que los niños deben recorrer para recibir la Primera Comunión....

Cuadernos, recursos y guía

Amigos de Jesús

Cuentos de Casals

 

Cuentos «Serafín»: La Creación del Mundo

Al principio no existía nada, sólo Dios. Y como Dios es todopoderoso, creó el Cielo y la Tierra. ...

Recomendamos

 

«Aprendo a ser testigo del Señor»: Itinerario de vida cristiana hacia la Confirmación

Aprendo a ser testigo del Señor son tres cuadernos para los encuentros de catequesis con el Catecismo Testigos del Señor, cuyos autores son Pedro de la Herrá...